PUERTA DE LAS VÍRGENES

claustro

"Silencioso ciprés, cuya negra silueta,

como un dedo gigante me señala una meta

allá lejos, muy lejos ...: un palacio de bruma

una isla de oro, una ilusión de espuma,

la sombra imperceptible de una forma querida

que sin cesar persigue el alma dolorida.

Poema de Fray Justo Perez de Urbel (del libro: IN TERRA PAX)

 

Santo Domingo construyó el claustro y reedificó la iglesia que Almanzor ayudó a derribar. A su muerte el abad Fortunio, ante el aluvion de peregrinos, decide ampliar de nuevo la iglesia con tres ábsides y crucero, de esta época solo queda la conocida como puerta de las Vírgenes.

Puerta de las Vírgenes

Aproximadamente data del siglo XII, en su decoración podemos ver características del románico de su época. Delicados son los fustes decorados de las columnas y la talla de palmetas, follajes y roleos que corre por la arquivolta exterior, por los cimacios y por su imposta.

Los capiteles presentan tallas realmente curiosas, en este inferior vemos a dos hombres tocados con turbantes que tienen a dos bestias de espaldas al espectador, abrazadas y girando sus caras para mirarnos.

.

En este otro capitel los tres hombres van provistos de turbantes, pero el del centro se encuentra firmemente sujetado por los personajes de los lados.

Prisionero

Y sobre todo destaca el capitel situado más al exterior que representa una cabeza barbada única con dos cuerpos, y que se mesa la barba con una mano de cada uno de sus dos cuerpos.

Siames

Inicio / Puerta Vírgenes / Claustro visual / Claustro interactivo y alfarje / Las estaciones